Las calderas murales de gas trabajan en invierno a pleno rendimiento. Especialmente los modelos mixtos, con servicio de calefacción y producción de agua caliente en un mismo aparato, incrementan su actividad en estas fechas. Por ello, además de purgar los radiadores para sacar el aire acumulado en su interior, es necesario realizar, al menos, una limpieza anual de los principales componentes de la caldera.

Con el paso del tiempo, las calderas de gas acumulan polvo y grasa, componentes que son fáciles de eliminar de la carcasa, pero que requieren una limpieza más exaustiva cuando se acumulan en el interior. Hay que cortar el suministro eléctrico y la llave de gas para evitar peligros.

Antes de iniciar esta tarea hay que tener en cuenta que, a pesar de ser sencilla, requiere cierta minuciosidad, por lo que conviene avisar al servicio de mantenimiento del fabricante ante cualquier duda. De la misma manera, cuando se produzca una avería o sea necesario reparar el aparato, el personal técnico será el más indicado para realizar este tipo de trabajos.

Respecto a la limpieza, si se lleva a cabo de manera correcta se consigue mejorar el rendimiento de la caldera y prolongar su vida útil. De lo que se trata es de eliminar el polvo y la grasa acumulados en el aparato. Las calderas suelen estar instaladas en la cocina o en el balcón de una vivienda, lo que las expone a una mayor concentración de estas sustancias en las diferentes partes del aparato.

Como limpiarla

Con un cepillo cuyas cerdas no sean metálicas que te permiata acceder a los espacios más reducidos y difíciles de alcanzar. Asimismo, durante la limpieza hay que evitar la formación de polvo, para que éste no se vuelva a acumular en las diferentes partes.

En cuanto a los principales componentes que se deben limpiar de una caldera mural a gas, estos son la carcasa, el ventilador, el quemador, los electrodos y los conductos de humos:

  • Carcasa. Lo más cómodo es limpiar la carcasa, así como el panel de mandos, con un paño húmedo, sin utilizar ningún producto de limpieza ni detergentes fuertes o corrosivos.
  • Ventilador. Es el encargado de recoger del exterior el aire que se utiliza en la combustión, por lo que es una de las partes más susceptibles de acumular polvo. Hay que frotar con cuidado para no obstruir la entrada de aire.
  • Quemador. Tiene un papel fundamental en la combustión, de ahí que deba estar siempre limpio para que la alimentación de gas le llegue sin problemas.
  • Electrodos. Los electrodos son imprescindibles para el encendido de la caldera, por lo que se debe comprobar que están en buen estado y sustituirlos en caso de deterioro.
  • Conductos de humos. Es importante limpiar esta parte para evitar cualquier posible obstrucción en la salida de humos.

Uso de cookies

Este sitio usa cookies para facilitar la navegación y obtener información estadística de sus visitantes. Según Ley, es necesario su consentimiento para instalar cookies.
Más Información

ACEPTAR